“A Little Lost”, Nat Baldwin

Escribe Danny Fitzgerald 

Escuché esta canción por primera vez hace unos día mezclada sin transición con “Grant’s Pass”, de Barre Phillips, en un programa de radio conducido por un amigo sabio (aquí a partir de 15:20). No conocía ninguno de los artistas, pero en treintipico cuadras de felicísimo duelo entre violoncelo y contrabajo levitó levemente el ’41.

El original de Arthur Russell tiene ese ronroneo esquizo del chelo de John Cale (más allá del hecho de que sea el único otro chelista que se me ocurre). Recuerda al Velvet Underground también por conjugar violencia y ternura, por su punk minimalista, más potente que reventado. Parte del encanto del tema es que a pesar del tono entre meditativo e irónico, la letra pasa a toda marcha -tres estrofas y tres estribillos en apenas dos minutos-; sale en rachas fragmentarias que se repliegan sobre sí mismas sin dispersarse: “Oh I’m a little lost/ Without you/ That may be an understatement” (“Ando algo perdido/ sin vos/ a decir verdad / sería poco decir”). La intimidad se retira hacia la línea de fuga: “Now I’m out on the ocean surf/ I’ll have to pull myself together/ But it’s hard, I’m not on my turf/ It’s just me and those big old waves/ Rolling in” (“Lejos donde rompen las olas/ voy a tener que recomponerme/ Cuesta más lejos de casa/ sólo yo y estas olas locas/ que vienen a estrellarse”).

Si por momentos la voz de Russell es guardada, un murmullo irónico cuya soledad refuerza el eco en la voz, la de Nat Baldwin se arma de una convicción trémula. Su entonación es más clara -a lo Thom Yorke en The Bends, quizás-, pero aunque lo guíe el mismo fraseo, en la versión de Baldwin las transiciones entre estrofa y estribillo son más deshilachadas. En vez de la simpática guitarra criolla, el contrabajo irrumpe a los tajos. Ambas duran casi lo mismo, igual; la diferencia de seis segundos se da porque la versión de Russell apenas si tiene una intro -será que el beso no puede esperar.

Arthur Russell

 

Nat Baldwin

Más textos de Danny Fitzgerald aquí y acá.