“Baby Jane”, Belle & Sebastian

No teníamos internet en casa y no confiaba mucho en el ADSL del ciber de a la vuelta. Era una empresa de sumo riesgo: comprar las entradas para el primer recital de Dylan en Argentina (sin contar la vez que teloneó en River a los Stones, claro). Por eso, cargué la billetera con mucha plata y caminé hasta la telefónica del Materno. Pedí una cabina y llamé a Capital. Después de una larga meditación había decidido hacer la compra vía llamada telefónica, porque la creía más eficaz. La primera vez que dio tono, sonó como un torbellino el riff inicial de “Baby Jane” de Rod Stewart, cuyo recital estaba siendo también vendido por la misma empresa. Lo ponían como tono de espera. Pero sólo la secuencia del riff, es decir los primeros 7 minutos, en un loop infinito. La llamada duró unos 12 o 15 minutos, lo que da un total de 102 a 125 repeticiones del mismo segmento de la canción. Fue todo un fracaso: no conseguí comprar las entradas, gasté mucha plata y odié la canción.
Muchos años después, en un bajón hípster, volví a escucharla entera mediada por Belle & Sebastian. Empecé a bailar en una especie de purga en que, por fin, me reconciliaba con mi pasado y con Rod Stewart.

Joaquín Correa

Rod Stewart

 

Belle & Sebastian