“If you tolerate this your children will be next”, David Holmes (remix)

Por Juan Ignacio Solari

¿Dónde quedaron las voces de ese tema que, repetido en todas las radios, llamaba al espíritu de las Brigadas Internacionales a condensarse en las cabezas de los pibes y las pibas de Europa durante el cambio de siglo? ¿Cuenta como tema de propaganda si charteó totalmente fuera de tiempo y llegó al número uno de las listas de éxitos?

Los Manics romperían con la ley que le exige austeridad y despojo al rock que apunta a generar conciencia, o como se suele decir, “el de las letras con contenido”. Sin ser barrocos, caminaron todo el trecho desde el glam rock guitarrero al pop rock con arreglos de violines tirándole, siempre que les fue posible, una púa al sistema. A los que los acusaron de aburguesamiento después de su quinto disco, respondieron con “The Masses Against the Classes”, un single notoriamente más furioso que les valió una invitación a Cuba a tocar en el Karl Marx con el propio Fidel Castro en el palco. Fidel les preguntó si iban hacer mucho ruido, “más que la guerra” (además de evocar el pasado, imagino que preferiría la trova), y ellos le dijeron que por ahí se sorprendía. James Bradfield chivaba como pocas veces antes y Nicky Wire parecía estar viviendo el momento de su vida. Al finalizar el reci, Fidel les confirmó que, efectivamente, habían sido más ruidosos que la guerra, y los Manics le pegaron derecho y llamaron a la grabación del recital “Louder than war” ¿Referencia a los Smiths? Creo que no, gracias.

“If you tolerate this…” es un canto a las nuevas generaciones y también una interrogación de la banda a sí misma, en un tiempo sin fusiles, con guerras detonadas de manera remota y objetivos a priori poco claros, donde los pibes y pibas enarbolan el pacifismo y caminan las Ramblas de Barcelona pero sin el propósito y la intención con los que alguna vez lo hicieron.

El videoclip que en su momento acompañó el single es una fantasía aséptica de ciencia ficción, no muy diferente de lo que promocionaba Kylie Minogue por la misma época, con un poco más de glamour. Puede ser que la sombra de Arthur C. Clarke le estuviese comiendo la cabeza a más de uno con el cambio de siglo y la industria del videoclip se apuró a hacer las ficciones realidad antes de perder el momentum. ¿Qué tiene que ver todo esto con la Guerra Civil Española? Bueno, en principio, nada; pero el envase (perdón por el término) definitivamente pop le dio alta rotación a la frase del miliciano galés Tom Thomas antes de embarcarse para España en 1936: “Si puedo matar conejos, también puedo matar fascistas.”

Mucho tiempo después vinieron los remixes, empaquetados con el sugestivo título “Forever delayed”, uno bastante inhóspito a cargo de Massive Attack y otro de David Holmes, algo más accesible. En algún momento de la remezcla, Holmes decidió que las palabras tenían que salir (a diferencia de Massive Attack, cosa que posiblemente llevó a ese contrapunto incómodo entre la base triphopera y la melodía clara y vibrante de Bradfield), lo que le abrió poco a poco el camino a un tema que termina por ser una outro más o menos meditativa sobre los despojos de la guerra. Lo político, desprovisto de lenguaje simbólico, se diluye en un gran mar de sentido, y el soundscape se convierte en un espacio a ocupar con nuestra imaginación cinematográfica. Desde esta perspectiva, un remix puede ser tanto una reexploración de algún hueco del pasado como una repavimentación de las Ramblas de Barcelona.

Manic Street Preachers

 

David Holmes remix