“Deshojando margaritas”, Amores Tangos

Por Perri Nomás

El tiempo se empeña en desarmar nuestros raros peinados nuevos y hace bien. La vida te cachetea la nuca y te susurra: “Ya está, mejor nos calmamos”. No diría que el paso de los años me ha vuelto conservadora; quizás menos dispendiosa, más afecta al eufemismo, a la perífrasis, a la nostalgia. Bueno, si querés, “conservadora”.

La cosa es que puedo entretenerme mucho rato mirando una entrada vieja al recital de una banda que ya no existe y me da paja seguirle el tranco a lo nuevo. Lo disfrazo de rebeldía.

En ese cada vez más módico contexto inscribo la pequeña y bella “Deshojando margaritas” de Ricardo Abadié que, aunque “nueva”, suena conocida y confortable. Comparte título con una película argentina de 1946 que -con escueto talento- narra la vida de un millonario que descubre la belleza de la vida sencilla.

Sentimentalporno

La letra de la canción relata el viaje del héroe a través de un viernes a la noche, una pequeña odisea por los bares y el sobresalto emotivo que, no por transitado, es menos angustiante. En el plano musical, las presencias de la clave murguera, el pop y el tango conspiran para que “Deshojando…” tenga destino de hit, pero con sustancia.

Amores Tangos hace una muy buena versión y le otorga prestigio y alcance mediático. El vivo en el Colón de Mar del Plata con la voz de Hernán “Cucuza” Castiello es, sin más, precioso. Sin embargo, prefiero la de Sentimental Porno, con las desafinadas de Abadié y todo: se parece más a los bares, a la angustia y a las bandas que ya no existen o dejé de seguir. Hay una con la participación de Lavate y Vamo; esa me duele, pero es cosa mía.

La canción pide una reseña chiquita, tímida, marplatense de marzo a diciembre, rioplatense y atlántica, de sillas sobre las mesas y de caminatas nocturnas.

Pinta tu aldea y pintarás tu aldea.

Sentimentalporno

 

Amores Tangos

 Perri Nomás es un personaje cuya existencia se verifica solo en las redes sociales y en algún libro. Gusta de repetir que es profesora de Castellano en un pequeño pueblo balneario. Todo indica que su alma mater es la U.NM.d.P. Escribe cosas efímeras. Un día, Jorge Rial le faveó un tuit.