El fin de la infancia

Por Juan Ignacio Solari

Un signo distintivo de la adultez o lo que sea es empezar a rever y reescuchar cosas, y empezar a hablar de «redescubrir». Redescubrir a los Beatles, redescubrir a Nirvana, etc. con tu nuevo superoído de adulto. Ya pasaste bastante tiempo sobre la Tierra y descubrir es cosa de nenes y peces que resetean su memoria cada 30 segundos y la flashean varias veces con la misma burbuja. El mundo presente es aburrido y tedioso pero el pasado es sensual, y encima viene cada vez más remasterizado, con lo cual redescubrir es una actividad que podés hacer desde la comodidad de tu sillón por una suma X.

En este plan, o aproximado, viene el Childhood’s End de Ulver, un disco de covers con el título calculadísimo que se compone de dieciséis excelsas interpretaciones de canciones de los 60, algunas de las cuales seguramente conozcan y otras casi seguramente no. He ahí la primera razón para escucharlo: se redescubre o se descubre. Si es lo último, quizás les pegue el mal fla de que el original suene algo raro, mal grabado o poco arreglado, pero creo que se trata más que nada de una adecuación de oído.

Cuestión: el título dice que estamos ante el fin de la infancia del cantante de Ulver (supongo) y seguramente de toda su generación. También estamos ante la tercera referencia a Arthur C. Clarke en un artículo de Coverama escrito por mí. Extraño, considerando la poca literatura que leí del tipo. Ante este salto vital en la existencia de uno, hay dos opciones: o bien te convertís en una mente colmena interespacial con el resto de los niños índigo de tu generación (canon) o grabás una colección de covers para homenajear a la música que te remueve el estómago acicateando tu sentimiento de nostalgia y le estampás en la tapa una fotografía definitoria de ese período: la pibita Phan Thị Kim Phúc aterrada en medio de un bombardeo de napalm durante la guerra de Vietnam.

No pequemos de hacer demasiadas lecturas. Como mucho que la cristalización de su generación tornó algo sombría la psicodelia de los noruegos ¿O habrá sido el black metal? Exceptuando el cover de los Troggs, en el que el canchero e insistente galán de corte peluca transmuta en acosador telefónico, no se puede hablar de muchos shifts radicales en las versiones. Aunque hay algo incontestable, creo, y es la elección de canciones: como antología, Childhood’s End es virtuoso de por sí.

Ulver – Childhood’s End (Full Album)

La lista:

Bracelets of Fingers (The Pretty Things)

Everybody’s Been Burned (The Byrds)

The Trap (Bonniwell’s the Music Machine)

In The Past (We the People & Chocolate Watchband)

Today (Jefferson Airplane)

Can You Travel In the Dark Alone (Gandalf)

I Had Too Much To Dream (Last Night) (Electric Prunes)

Street Song (The 13th Floor Elevators)

66-5-4-3-2-1 (Troggs)

Dark is the Bark (The Left Banke)

Magic Hollow (The Beau Brummels)

Soon There’ll Be Thunder (The Common People)

Velvet Sunsets (The Music Emporium)

Lament of the Astral Cowboy (Curt Boettcher)

I Can See the Light (Les Fleur de Lys)

Where is Yesterday (The United States of America)