En el mundo del futuro, sólo los elegidos sobrevivirán: sobre un cover de Neil Young

Por Joaquín Correa

Patti entró lento y se fue en llamas. Progresivamente su cuerpo fue siendo presa de una mezcla rara entre poesía beat y punk. Escupía como un guanaco, por momentos rezaba, por momentos maldecía. Fue inmensa. Y fueron años esperando verla. Nunca olvidaré la emoción de escucharla cantar esa gema de Neil Young, “After the gold rush”. La recordaré para siempre como la primera canción que escuchó nuestro hijito. La canción cerraba Banga, su último disco editado hasta el día de hoy. En el recital, se situaba cerca de otro cover, “Beds are burning”, y ambas estaban emparentadas en un grito agónico sobre el futuro del planeta y de la humanidad. Nos explicó que la canción de Neil Young era una visión y le hablaba al futuro. Tal vez por eso, en Banga, su voz serena es acompañada por un coro de niños. Tal vez por eso, Thom Yorke la ha interpretado varias veces en vivo, recuperando el tono de voz de niño atormentado del joven Neil. Los tres penden la cadencia de su voz de un precipicio, de un límite por el que transitan y que nos da la sensación de peligro y desprotección, de un inmenso desconsuelo. La canción es hermosa, la interpretación de los tres, también. En el mundo del futuro, sólo los elegidos sobrevivirán. Quiero creer que nuestro hijito estará en esa nave que buscará un nuevo hogar.

Neil Young

Patti Smith

Thom Yorke

haz tu aporte a la causa