“I Know It’s Over”, Jeff Buckley

Me es imposible escapar del influjo, el “mojo” de Jeff Buckley, mucho más cuando versiona-reinventa-lleva a otro plano, astral (?), a otro intérprete y compositor fundamental: su adorado Morrissey. En realidad, para ser exactos, a The Smiths, una de sus bandas favoritas, por las que, según él, tuvieron sentido los 80. Otras, nunca se cansó de repetir, fueron Led Zeppelin y MC5.

Nadie nunca jamás podrá musicalizar, poetizar mejor esa existencialidad aturdida, sensible y confusa que es la adolescencia como The Smiths.
Quién mejor que Morrissey para interpretar ese spleen del que habla Baudelaire y es ID de cualquier adolescente. Porque es imposible sufrir mejor, exagerar mejor y rendirse mejor a los 15 años, si quienes te arrullan al hacerlo son Johnny Marr y Morrissey.

Jeff Buckley llega con los años, haciendo carne el eterno retorno de Nietzsche -si esto fuera posible- porque todo confluye, al fin, en el deseo por volver a ese momento en que todo era superlativo y la angustia de vivirlo.

Juan Fonseca

The Smiths

 

Jeff Buckley