“Instituciones”, Barbieri/Aristimuño

por Bárbara Gasalla

Alfonso Barbieri es excéntrico. Cuando escucho sus canciones, ésa es la palabra que se me viene a la cabeza: hay algo en su voz, su forma de cantar y componer, que lo hacen un artista original y, al mismo tiempo, difícil de encasillar en la escena musical actual, si es que hay una para todos y todos para una. También es artista plástico y en sus collages –no es casual el género- podemos encontrar la irreverencia y el desajuste, líneas que pueden ponerse en diálogo con su música.

Su discografía incluye Banda de sonido original de una película que nunca se filmó (2001), Las canciones que se me cantan (2008), Valses eróticos del río de la concha de tu madre (2012) y la trilogía que se inicia en 2015 con Tontos enanos amarillos matando osos (TE AMO), continúa con Feromona y cierra con Tus elegantes oídos dicen influenciar océanos (TE ODIO), ambos de 2016.

Cantar con otros, colaborar en sus discos, en los propios o en proyectos comunes (Viajantes, por ejemplo) es un rasgo distintivo en la música de Barbieri. Sobre “Instituciones”, grabar con Aristimuño y Charly García, nos cuenta su versión:

 

“La grabamos con Lisandro Aristimuño hace 9 años ya. Fue cuando yo volví a Buenos Aires después de vivir unos años en Córdoba. Tanto Lisandro como yo estábamos en momentos parecidos sentimentalmente. Yo ya tenía grabada la base con un armonio del año 62 que me traje de Córdoba y el piano.

Ese tema para mí representa la liberación de García. El comienzo de la explosión. Liberarse de una banda que él había creado y que no lo dejaba crecer. Yo estaba en una situación parecida. Sumado a los violentos ataques de grupos católicos a mis exposiciones en Córdoba, la separación de una relación muy importante y el comienzo de otra. Mi cabeza y mi corazón eran ese dramatismo que plantea la belleza que compuso Charly muy joven. Pero me faltaba algo para completarla. Y una tarde, en el estudio, me di cuenta de que era la voz de mi amigo Lisandro en los estribillos. Lo llamé, la estudiamos una vez y salimos corriendo (literal) a grabarla.

En el estudio se generó un clima de vértigo en el espacio. Estábamos grabando un tema de García y la versión tenía que estar a la altura. Yo la planteé como un vals psicodélico, moderno y futurista. Fuimos armando las capas de coros. Doblamos nuestras voces. Yo hacía las estrofas y puentes oscuros, tristes, y Lisandro los estribillos sensibles y emotivos. Nos emocionamos con el resultado. Era invierno. Fue un momento de crecimiento importante estudiar y versionar una obra tan compleja y releerla, transformarla. El final lo cambié: le agregué unos acordes que bajan de una canción mía que se llama “No te rías de mí”, que está en ese mismo disco, Las canciones que se me cantan, de 2008.

Es una versión muy festejada y querida por nosotros. La tocamos varias veces en vivo juntos. Tengo un gran recuerdo de amigos ayudándose en momentos difíciles, atravesados e influenciados por la música de uno de los mejores compositores del siglo XX, el maestro Carlos Alberto García Moreno. Querido Charly.”

 

Sui Generis

 

 Barbieri/Aristimuño

El 6 de octubre, Alfonso Barbieri y Javier Maldonado interpretarán Confesiones de invierno, el segundo disco de estudio de Sui Generis (1973), en el marco del homenaje a Charly García en el  Centro Cultural Kirchner