“Love of my life”, Queen

Dejemos cantar a Freddy. Una de las tantas acepciones de “cover” es, si queremos, versión. Tenemos la versión en vivo y la versión estudio, versiones de distintos vivos que se caracterizan por jugar con el ajuste aproximación/distancia a la versión original y provocar variaciones, a veces mínimas. Gracias a la gran enciclopedia de la web accedemos a muchos conciertos y nos preguntamos: ¿Quién coverea a quién? o ¿cuál es el original y cuál la copia? El arquetipo, en este caso, es lo que ha sido grabado oficialmente y/o lo que escuchamos por primera vez. Puede que sí, puede que no. En suma, el original es el que elegimos cada uno.
Si algo se le nota a Freddy Mercury, además de todo lo que ya se sabe que es su poderosa, especial, inefable voz, es el placer: se lo ve vivir en la canción pero no por lo que diga ésta, no es que transmita el sentimiento de la letra, digamos, la historia, no. En primer lugar está el goce de él por cantar, y en segundo, tercer, infinito lugar, el goce. En las pequeñas variaciones de los muchos vivos (Wembley 86, Montreal 1981, el que se graba en 1979 con la gira europea – y en la increíble de Mar del Plata 1981, etc.) de “Love of my life” está ese goce beautiful, como Freddy se dice a sí mismo, en su colmo narcisista que ahí lo da todo.
Los covers que conozco de este tema son abominables, del primero al último, contando los espantosos tributos (el de Scorpions es fatal) y las más inenarrables todavía traducciones. Los cantantes se ven en la necesidad de a) expresar los sentimientos de la letra (caras de dolor, desesperación, fruncimientos varios) y b) que el amor de sus vidas haya sido el difunto. En este sentido, se ve claramente cómo el vocalista de Extreme se libera con un tema propio a continuación de los sucesivos rostros compungidos que estuvo ensayando durante su cover. Todos, lejos, muy lejos, de los innumerables Let´s do it! de Mercury.
Exceptúo del comentario anterior, arbitrariamente, como todo, la versión áspera, a ras de lengua, del grupo rumano Iris en vivo porque se les nota que cantan con el inglés de Peter Capusotto y eso es siempre divertido.

Rosalía Baltar

Wembley 1986

 

Live Killers 1979

 

Montreal 1981

 

Argentina 1981

 

Iris

 

Rosalía Baltar es doctora en Letras (UNMdP). Ha descubierto que su pasión es escribir reseñas y colaborar en la construcción de currículum de colegas y amigos. Dirige dos revistas digitales (Estudios de Teoría Literaria y Reseñas Celehis) y cree que Coverama llegará muy lejos…