Se los comió la sombra. Onetti, Saer y Cerati

Todo el mundo conocido reposaba sobre nuestros recuerdos
JJS, El entenado

Juan José Saer escribió sobre caníbales, en una tradición que tiene escenas clásicas en Conrad o en Kippling. Pero los de Saer tenían otras costumbres y otro lenguaje, ¡Def-ghi! ¡Def-ghi!, alegres, ¿santafesinos?, entradores. Se engulleron, nomás, al capitán remoto. Onetti también lo cuenta: “Mire, los que estuvieron bien fueron sus charrúas que se comieron, a las brasas, a Díaz de Solís.”

Cerati escribió “Entre caníbales” y lo cantó solo o con Soda, en vivo y en unplugged, cubriendo la piel de las generaciones que, a su paso, entendieron que podían ser comidos por el amor, devorados por la canción animal. Comer recuerdos, ser comidos por el tiempo ido, y jadear, Def-ghiiiiii ….Def-ghiiii, el nombre que mata.

El tema no refiere a los textos mencionados, no obstante se comen entre ellos.

Rosalía Baltar

Juan José Saer, El entenado, 1982.

Juan Carlos Onetti, Cuando entonces, 1988.