Versiones sobre «The Death of Queen Jane»

Por Matías Ant

«The Death of Queen Jane» es una balada inglesa medieval que describe los eventos alrededor de la muerte de Queen Jane. Francis James Child, quien se encargó de reunir, durante la segunda mitad del S XIX, 305 canciones tradicionales de Inglaterra y Escocia, y las versiones norteamericanas, la catalogó como la número 170.

Algunas versiones cuentan que la historia proviene de Escocia, y que el nombre de la reina era Jeanie or Jeany. Sin embargo, teniendo en cuenta ciertas concordancias entre fechas y lugares, se cree que se refiere a Jane Seymour, la tercera esposa de Enrique VII de Inglaterra, quien dio a luz a Eduardo VI el 12 de octubre de 1537. El parto fue complicado y Jane falleció  12 días después, por una infección.

Child recopila 20 relecturas de la canción que, con algunas diferencias, coinciden en el núcleo principal de la historia. Queen Jane comienza el trabajo de parto con muchas complicaciones (según la historia, el parto duró de tres días a 6 semanas), por lo que le pide a sus colaboradores que le hagan una cesárea para salvar al bebé. Ninguno accede debido a que esto terminaría costándole la vida a la reina. Pide entonces que envíen a un cirujano, a su madre, a Enrique. Finalmente, el Rey, en la mayoría de las versiones, acepta el pedido de Jane y, claro está, ésta muere.

La canción finaliza con la descripción del duelo, mezclando la alegría por el nacimiento del heredero varón con el dolor por la muerte de la reina.

Quizás la primera versión en ser grabada es la de Bascom Lamar Lunsford que, en 1935, solamente acompañado por un banjo, la reformula en tono appalachian. A lo largo de las décadas, gente como Joan Baez o 10.000 Maniacs, entre otros, la grabaron también.

Sin embargo, junto a la de Bascom, la definitiva es la de Oscar Isaac como el perdedor Llewyn Davies en la película «Inside Llewyn Davies» (Joel Coen y Ethan Coen, 2013)

Bascom Lamar Lunsford

Oscar Isaac

Matías Ant, según cuenta la leyenda, nació en la ciudad de Buenos Aires en 1984, con un corazón tripartito dividido entre Argentina, Bolivia e Israel. Todo lo que se diga de él es mentira o demasiado exagerado, o quizás todo lo contrario. Si lo ven por la calle, ya sea en Mar del Plata, Sucre o Tel Aviv, no duden en decirle «hola».

haz tu aporte a la causa