“Wild is the Wind”, por Bowie

Por José Miccio

A David Bowie le gustaban los covers. En 1973 dedicó un disco entero (Pinups) a esa costumbre. No ganó la gloria por eso. También incluyó versiones de canciones ajenas acá y allá. En Aladdin Sane, “Let’s Spend the Night Togheter”. En Young Americans, “Across the Universe”. En el primero de Tin Machine, “Working Class Hero”. Stones, Beatles, Lennon: Bowie no se andaba con chiquitas. En Pinups se le animó a los Who y a lo Kinks. Evidentemente le gustaba ponerse a prueba.

Mi cover-Bowie preferido está en Station to Station, un disco que el doctor Miroli debería haberles recomendado a Fleco y a Male: la sensación que produce es tan de merca que bien puede sustituir el consumo. Lo mismo vale para el ácido y el primero de Pink Floyd. Moraleja: no hay falopa mejor que las canciones falopa. El cover al que me refiero es “Wild Is the Wind”, una canción de Dimitri Tiomkin y Ned Washington que Johnny Mathis grabó en 1957 y Bowie conocía en la versión (descomunal) que Nina Simone grabó en 1966, de casi siete minutos. Debe haber dosis iguales de inconsciencia y altanería para meterse con los grandes de manera tan sistemática. Una cosa es tirarse un piletazo, otra jugar al clavadista. Bowie era un genio. Pero quién sabe, tal vez los genios se sientan tontos ante otros genios, y su terapia sea imaginar covers para decirse “yo puedo” o flagelarse.

Quiero ser un fan honesto (qué sandez): a Bowie las versiones solían salirle medio medio. Con “Growin’ Up” de Springsteen le fue especialmente mal. Quedó entre la camisa leñadora y las medias de red. Pero con “Wild Is the Wind” no. “Wild Is the Wind” es su gran cover. Bowie canta con una emoción teatral sublime, al punto que la voz parece al mismo tiempo confesional y paródica. Su juego fue siempre el artificio conmovedor. Canto desde las entrañas porque cuido bien mis lentejuelas, podría haber dicho Bowie (si es que no lo dijo). Teñía sus lágrimas de fucsia. Amaba a Warhol. Su enseñanza es la enseñanza de todo dandi: también los sentimientos son una forma.

Nina Simone

Bowie

 

Agradecemos a Danny Fitzgerald el link a la versión larga de “Wild is the Wind” que compartimos acá.